Josefina Valdés Valdés

 

 

Parroquiana del año 2009
 

JOSEFINA VALDÉS VALDÉS. Nació en Casa Celo de Parades el día de la Cruz de mayo de 1945. Fueron sus padres Vicente y Modesta. Es la segunda de sus hermanos: Mª Jesús y Ramón. Creo que fue un poco llorona, pero sería que no le sentaban bien las aguas de la fuente L’Altamira, porque su carácter dulce y amable, no casan con esas llantinas infantiles. Fue a la escuela de Biedes y a Carbayal, con Emilia de Casa Valiente. Aprendió a coser en Casa Narciso de Ablanera. Y los Reyes Magos le trajeron en 1968 un gran regalo. Fue a la escuela de Biedes primero con Dª Cesarina y después junto con su amiga Mercedes a Casa Valiente de Carbayal. Siempre fue muy buena compañera y salía con todas sus amigas, primeramente andando, a las romerías de alrededor donde casi lo pasaban tan bien de camino como en la propia fiesta. Sus amigas eran: Mercedes, Gelinos, Charo, Blanca, Cuca…

Se casó el día de Reyes de 1968 con Amadeo Tamargo, su gran amor. Queremos hacer este reconocimiento para los dos, pues desde hacía tiempo teníamos a Amadeo en el punto de mira, pero Alguien se nos adelantó y quiso llevárselo a su lado. Amadeo había nacido en Otero y allí se fueron a vivir un tiempo hasta que se trasladaron a su casa de Posada de Llanera. Sin embargo, Josefina nunca abandonó Parades, siempre pendiente de sus padres, y ahora de su hermano, a quien cuida con verdadero mimo. Tuvieron 2 hijas: Marta y Susana y una nieta que alegra la vida de su abuela. Amadeo por su trabajo como fontanero municipal era muy conocido por todos. Su carácter abierto, risueño, siempre disponible, dispuesto a agradar le hicieron merecedor del afecto de todos los que le conocieron. No creemos equivocarnos si decimos que nunca dejó de hacer un favor a nadie. Josefina es una persona silenciosa, discreta, que le gusta pasar desapercibida, con un carácter especialmente amable, sonriente, aunque las penas las lleve dentro, que irradia paz interior. Está siempre dispuesta a ayudar y echar una mano. Los que organizamos cosas, sabemos muy bien de su ayuda discreta, pero eficaz. Adora a su familia y cuida mucho a sus amistades. Por todo ello queremos, Josefina, y va también para Amadeo, darte las gracias por ser como eres, un ejemplo de mujer, una persona con la que siempre podemos contar y que siempre tienes palabras amables y cariñosas para quienes hablan contigo.

 

Comments