Tirso Suárez Portal

Parroquiano del año 2010
 
TIRSO SUÁREZ PORTAL

Tirso nació el 26 de septiembre de 1932 en Villamartín Alto, de la parroquia de El Remedio, en el concejo de Nava, en una familia de labradores. Allí vivió hasta el año 1939 en que se traslada con sus padres y sus hermanos a Oviedo, pero pasa todas las vacaciones y todos los días sin clase en casa de los abuelos, ya que como él reconoce estaba muy enganchao con su Güelina. Estudia un poco tiempo en los Maristas, menos de un curso y el resto en el Colegio de La Milagrosa. Allí empieza a surgir su vocación y a los 16 años ingresa en el seminario de Valdediós.

Aquí la vida cambió totalmente, fue un período difícil, muy difícil. La vida en aquel caserón inhóspito, con disciplina férrea, con castigos y palos severos, que él disculpa porque era así en la época, con frío, muchísimo frío, sin calefacción de ningún tipo, fijaros que nunca conoció ni allí ni en el seminario de Oviedo el agua caliente y con hambre, incluso, porque la comida era un desastre, y el miedo, y el ambiente de frialdad, distanciamiento, disciplina y más disciplina… y estar lejos de los suyos, que venían a verle una vez al mes y que sólo volvía a casa 20 días al principio del verano y otros 20 al final. Y a pesar de esas dificultades, él y sus compañeros siguieron adelante, sería que merecía la pena, sería que en su interior estaba la fuerza y la fe.

En el Seminario de Oviedo las cosas fueron mejor, seguía haciendo frío pero el edificio era nuevo, la comida tolerable y la disciplina más llevadera. Salían de paseo por los alrededores, vestidos con sotana, y un prefecto llamaba antes a los internados de chicas para evitar coincidir con ellas, había que alejar tentaciones… aunque alguna vez, no sé sabe como, la información fallaba.

Se ordenó junto a 9 compañeros un 3 de abril de 1960 en la parroquia de San Juan de Mieres, días después lo hicieron otros 3 que estaban pendientes de una dispensa por no alcanzar la edad. Cantó su primera misa en su parroquia natal, El Remedio de Nava el 19 de junio del mismo año. Y llegó su primer destino: Santiago de Arenas en Carbayín, allí fue de coadjutor, hasta que pocos años después quedó de párroco. Y se quedó con esta parroquia y la de San Juan del Coto, también en Carbayín ¡27 años! que él describe como los mejores de su vida. Es más, afirma que a él le hizo cura Carbayín. Aquí tuvo la primera sensación de fracaso. Veréis, Tirso llegó a Carbayín el 18 de julio y en agosto D. Casimiro, el párroco, se fue de vacaciones; a los pocos días vinieron a llamarle de madrugada para llevar el Viático a un enfermo, Pachín de Picones. Llegó a la casa, vio al enfermo que estaba ahogao con una silicosis tremenda, el pobre señor en la cama mirando hacia la pared y la hija le decía: - Padre, que t’aquí el Sr. cura, y venga a insistir, pero el paisano, nada, hasta que por fin con gran esfuerzo se vuelve y, al ver a Tirso, exclama: - Si fuera el cura El Coto, pero esti guaje, ¡nada! Y Tirso sintió una sensación de fracaso, un cargo de conciencia… Le costó mucho, pero mucho, marchar de Carbayín. Fue un cura obrero y reivindicativo como enlace sindical por la UGT, elegido dos legislaturas por sus compañeros. Tirso consideraba su condición de cura como un servicio y, como tal, debía ser gratuito y por tanto tenía que ganarse el pan con sus manos y renunciar a la paga del estado.

En 1987 fue traslado a Gijón a la parroquia del Buen Pastor en la que estuvo 4 años. Allí se encontró con una situación de pobreza y marginación, pero con gente muy buena y de la que dice aprendió mucho.

En septiembre de 1991 desembarca en Les Regueres y aquí sigue. A él le debemos varias cosas novedosas como la creación de la Comunidad Parroquial en algunas parroquias, la unificación de la catequesis, la puesta en marcha de los grupos de Cáritas, el fomentar el mantenimiento y conservación de nuestras iglesias y capillas, etc, etc.

Aprovechando la ocasión festiva la Asociación La Piedriquina quiere nombrarle parroquiano del año 2010. Estos nombramientos se hacen el día de la fiesta del Cristo, pero nos pareció oportuno hacerlo hoy que está rodeado de tantas personas queridas y amigas. Así que otro gran aplauso para él. Carmina, vicepresidenta de la Asociación te hará entrega del pin y del diploma acreditativo.

Queremos nombrarte parroquiano de este año por todo lo que aportas a la parroquia de Biedes, por apoyarnos y dejarnos hacer, porque sin ti no sería lo mismo. Gracias por todo lo que nos das. ¡Que el Señor te bendiga todos los días de tu vida! Que Santiago, San Juan, El Buen Pastor, San Julián, Santa Eulalia, Santa María y San Martín te protejan siempre.

Comments